SEO

Consejos para optimizar el SEO de tu blog

Escrito por Ahinóam Rodríguez

Si gestionas o administras tu blog en Internet, pronto te darás cuenta de que no es suficiente con crear contenidos originales y de calidad para ser conocido. Cada día se suben a la red más de dos millones de artículos. El tiempo que dediques a la optimización es sumamente importante. Por este motivo es fundamental que conozcas algunos conceptos básicos de SEO.

Pero ¿qué es el SEO?

Es un acrónimo de las palabras en inglés “Search Engine Optimization”. Se trata de un conjunto de prácticas recomendadas en relación con el contenido que publicamos y que abarcan desde cuestiones de diseño, redacción, enlaces y autoridad en Internet, etc. Todo ello para que los motores de búsqueda puedan rastrear, indexar y entender mejor nuestros contenidos.

A menudo la optimización en buscadores se consigue efectuando pequeños cambios que pueden parecer insignificantes pero en su conjunto pueden tener un impacto notable en la experiencia de usuario y mejorar el posicionamiento de nuestra web en las búsquedas orgánicas.

¿De qué tipo de cambios hablamos?

Existen dos tipos de acciones que podemos llevar a cabo para optimizar el posicionamiento de nuestra web en Internet: las que se adscriben las SEO On-page y al SEO Off-page.

El SEO On-page se refiere a todas las acciones que realizamos dentro de nuestro sitio web:

  • Cuidar la calidad del contenido
  • Títulos y encabezados
  • Investigación de palabras clave
  • Etiquetas HTML como la meta-descripción
  • Evitar contenidos duplicados
  • Cuestiones técnicas como mejorar la velocidad de carga de la web o optimizarla para dispositivos móviles.

Por otra parte, el SEO Off-page se refiere a todas las acciones que realizamos fuera de nuestra página para favorecer el posicionamiento:

  • Estrategias de linkbuilding
  • Social Media
  • Estrategias en medios digitales
  • Etc.

¿Cómo empezar?

Lo primero de todo será comprobar la indexación de nuestro sitio en Google. Para ello utilizaremos el operador de búsqueda “site” (site:nombredemisitio.com)

Si tu web todavía no aparece en el índice de Google puede deberse a varias razones:

  • Se acaba de publicar y Google todavía no la ha rastreado
  • No hay enlaces en Internet que apunten hacia tu web.
  • El diseño de tu web no permite que Google rastree su contenido de forma eficaz.
  • Google ha recibido un error durante el proceso de rastreo.

Google es un motor de búsqueda automatizado y sus rastreadores indexan constantemente nuevos sitios web, así que no es necesario enviar nuestros sitios a Google manualmente. Sin embargo, en Google Search Console tienes herramientas que aceleran todo este proceso y permiten detectar problemas que impiden una buena indexación.

Puedes comenzar enviando un sitemap de tu sitio a Google. De esta forma le indicarás a los motores de búsqueda si hay páginas nuevas o cambios en las que ya se han rastreado.

Los sitemaps proporcionan además valiosos metadatos sobre nuestro sitio, como la frecuencia de actualización o los tipos de contenido incluidos en las páginas: vídeos, imágenes, etc.

Utilizar un sitemap no garantiza la indexación completa de nuestra web, pero en la mayoría de los casos beneficia el trabajo de los motores de búsqueda, sobre todo cuando el sitio es nuevo y hay pocos enlaces apuntando hacia él o cuando es muy grande (por ejemplo un blog con muchas entradas) y pueden producirse errores en el rastreo de algunas URLs.

Google admite diferentes formatos para crear sitemaps, siempre que no superen los 50 MB o incluyan más de 50000 URLs.

Algunos formatos admitidos son:

XML

<?xml version="1.0" encoding="UTF-8"?>
<urlset xmlns="http://www.sitemaps.org/schemas/sitemap/0.9">
   <url>
      <loc>http://www.example.com/</loc>
      <lastmod>2018-02-01</lastmod>
      <changefreq>monthly</changefreq>
      <priority>0.8</priority>
   </url>
</urlset>

Texto simple

http://www.example.com/site-url-1
http://www.example.com/site-url-2
http://www.example.com/site-url-3
http://www.example.com/site-url-4

RSS y Atom10: si tienes un feed RSS o Atom, también puedes enviar la URL del feed como sitemap.

Algunas directrices a tener en cuenta al crear un sitemap:

  • Utiliza URLs coherentes. Google rastrea las URLs tal y como se muestran en tu web. Por ejemplo, si tu sitio está en http://wwww.nombredemipagina.com, no especifiques una URL como http://nombredemipagina.com (sin www)
  • Tampoco incluyas identificadores de sesión en las URLs del sitemap.
  • Señala las versiones traducidas de una URL a Google para su rastreo e indexación.
  • Tu archivo de sitemap debe estar codificado con UTF-8 y todas las URLs deben contener caracteres de escape y estar codificadas para que el servidor web las pueda leer.
  • Google también admite extensiones de sitemap especiales para archivos multimedia como vídeo o imágenes. Por ejemplo, en el caso de los vídeos, Google hace que las URLs del vídeo se añadan a los resultados de búsqueda de Google Vídeo con una imagen en miniatura proporcionada por el usuario o generada automáticamente.

Puedes poner tu sitemap a disposición de Google utilizando Search Console o bien especificando la ruta del sitemap en cualquier parte del archivo robots.txt

Crea el archivo robots.txt

El archivo robots.txt se coloca en la raíz de tu sitio y sirve para indicar a qué partes de tu web no quieres que accedan los rastreadores de los motores de búsqueda.

# Desactivar indexación de directorio y un archivo PHP
Disallow: /wp-admin/
Disallow:/xmlrpc.php

# Desactivar indexación de imágenes
Disallow: /*.gif$

De este modo evitarás que el rastreador de Google sobrecargue el servidor. Sin embargo, el archivo robots.txt no debe ser usado para ocultar páginas web de los resultados de búsqueda de Google, porque es posible que otras páginas las enlacen y podrían ser indexadas igualmente evitando el robots.txt

Si quieres bloquear una página de los resultados de búsqueda, deberás usar un método distinto como la protección mediante contraseña.

El robots.txt también evita que los archivos de imagen aparezcan en los resultados de búsqueda de Google, pero no que otras páginas los enlacen.

Ten en cuenta que el archivo robots.txt no puede forzar el comportamiento de los rastreadores en el sitio, sólo darle indicaciones. Por lo tanto, para proteger la información de una parte de tu web lo más seguro es emplear algún método de bloqueo.

Algunas reglas básicas:

  • Un sitio web sólo puede tener un archivo robots.txt
  • Debe ser un archivo de texto ASCII o UTF-8
  • Debe estar en la raíz de tu sitio web para controlar el rastreo de todas las URLs.
  • Para que Google pueda indexar tu página correctamente, el robots.txt debe permitir el acceso a los archivos JavaScript y CSS. Si estos elementos no se pueden rastrear, el contenido de tu sitio no será bien indexado y esto a su vez afectará negativamente en el posicionamiento.
  • Los archivos robots.txt constan de uno o varios conjuntos de reglas que determinan a qué archivos o directorios se puede acceder y a cuáles no. De forma predeterminada se pueden rastrear todas aquellas páginas que no estén bloqueadas por una regla “Disallow”.

Puedes consultar y probar el archivo robots.txt utilizando la herramienta Search Console.

Crea títulos precisos

La etiqueta <title> debe colocarse después de la etiqueta <head> de un documento HTML.

Cada página de tu sitio web debería tener un título único para evitar que los motores de búsqueda lo tomen como un contenido duplicado y esto afecte a tu posicionamiento.

Otras recomendaciones:

  • Elige un título preciso y descriptivo, que guarde relación con el contenido de tu página.
  • Trata de añadir la palabra clave por la que quieres posicionar esa página en el título.
  • Evita los títulos demasiado largos, ya que sólo se mostrará una parte de ellos en los resultados de búsqueda.

Utiliza la metaetiqueta de descripción

Sirve para proporcionar a los motores de búsqueda un resumen del contenido de la página.

Mientras que en el título sólo podemos incluir unas cuantas palabras o una frase, la metaetiqueta “description” puede contener incluso un párrafo breve.

Las metaetiquetas de descripción son muy importantes porque Google recurre a ellas para crear fragmentos en los resultados de búsqueda; por eso debemos usarlas siempre por si Google no encuentra un texto visible adecuado.

¿Qué incluir en la metaetiqueta de descripción?

  • Información necesaria para que los usuarios determinen si la página es útil y relevante. No escribas en ellas contenido que no se relacione con tu página.
  • Si bien no existe una longitud fija, lo ideal es que puedan mostrarse por completo en los resultados de búsqueda.
  • Las metaetiquetas de descripción deben ser únicas para cada página.

Incluye encabezados H1, H2, H3…en tu contenido

Al utilizar diferentes tamaños de encabezado se crea una estructura jerárquica de contenido y esto favorece la indexación de la página.

Recomendaciones:

  • Utiliza los encabezados solamente en artículos relativamente extensos.
  • Los encabezados sirven para indicar ideas principales y secundarias, no deben emplearse para resaltar palabras (para esto emplea la negrita <strong>).
  • Trata de incluir la keyword por la que quieres posicionarte en los encabezados.
  • No escribas encabezados muy largos.
  • No abuses de los encabezados.

Utiliza etiquetas de datos estructurados

Son fragmentos de código que puedes añadir a las páginas de tu sitio para describir mejor su contenido a los motores de búsqueda.

Estos datos estructurados y de formato estándar, le entregan a Google información sobre tu página y clasifican mejor tus contenidos, ayudándote así también a atraer tráfico cualificado.

Puedes incluir datos estructurados utilizando cualquiera de las etiquetas admitidas para describir contenido. Una buena alternativa es usar el Marcador de datos de Google y etiquetar cada campo de datos con el ratón: artículos de noticias, eventos, productos, reseñas de libros, restaurantes… De esta forma Google mostrará tus datos de forma más atractiva en los resultados de búsqueda (puedes indicar por ejemplo el precio de un producto, el horario de apertura de tu negocio, etc.)

Una vez que hayas etiquetado el contenido, puedes utilizar la herramienta de pruebas de datos estructurados de Google para comprobar que no haya errores. Sólo debes introducir la URL del sitio o copiar el fragmento de código que incluye las etiquetas.

Pasado un tiempo, te recomendamos supervisar el rendimiento de las páginas etiquetadas con el Informe de datos estructurados de Search Console. Nos indicará el alcance de las páginas etiquetadas en los resultados de búsqueda y las veces que los usuarios han hecho clic en estos enlaces en los últimos 90 días.

Optimiza la navegación para los motores de búsqueda

Como mencionamos en los apartados anteriores, es necesario que exista una URL única por cada página del sitio para que así los motores de búsqueda puedan indexar bien todo el contenido.

Las URLs se dividen en secciones distintas separadas por “/”

Por ejemplo:

https://www.mitiendaonline.com/camisetas/mujer.htm?talla=M#info

Ten en cuenta que Google diferencia entre la versión con “www” de un sitio web y la versión sin “www” (al añadir tu sitio web a Search Console deberás añadir ambas versiones).

La ruta, el nombre del archivo y la cadena de consulta determinan a qué contenido de un servidor se accede. Por esta razón una navegación bien estructurada es muy importante tanto para los usuarios (que encontrarán así rápidamente los contenidos que buscan) como para los motores de búsqueda que podrán indexar mejor todas las URLs de nuestro sitio.

Consejos para optimizar la navegación:

  • Toda la navegación de tu sitio web debe basarse en la página principal.
  • Utiliza listas de ruta de exploración: es una fila de enlaces iternos situada en la parte superior de la página que permite a los usuarios volver a la sección anterior o a la página de inicio: Books> Science Fiction > Ancillary Justice
  • Crea una arquitectura de navegación fluida y natural: mejora la experiencia de usuario facilitando el acceso a todos los contenidos de tu web mediante una estructura sencilla y eficaz de enlaces internos. No dividas en exceso el contenido de forma que sea necesario realizar búsquedas internas o efectuar muchos clics para llegar a una URL.
  • Menús: todos los elementos del menú deben generarse al cargar la página. Puedes incluir algunos banners que lleven a ciertas secciones que quieres destacar, pero no bases la navegación principal en imágenes o animaciones.
  • Errores 404: pueden perjudicar al posicionamiento de tu web. Por este motivo es importante que analices cada cierto tiempo tu web en busca de enlaces rotos. Además se recomienda establecer páginas de error 404 personalizadas, incluyendo un elace en ellas hacia la página de inicio o a los contenidos más leídos de la web. Por defecto, trata de bloquear siempre el rastreo de las páginas de error 404 en los motores de búsqueda, mediante el archivo robots.txt
  • URLs amigables: evita las URLs muy largas y crípticas, que contengan parámetros innecesarios como IDs de sesión o con anidamientos en subdirectorios profundos.

Optimiza el contenido

El contenido de calidad es uno de los factores más importantes para el posicionamiento web. Cuanto más útil y atractivo sea nuestro contenido, más fácil será que sea compartido por otros usuarios mediante entradas de blogs, redes sociales, etc.

A la hora de redactar tu contenido debes identificar las palabras clave por las que quieres ser encontrado en Internet. También es importante que conozcas el alcance y competencia de las palabras clave elegidas (puedes usar para ello el Planificador de palabras clave de Google).

Otros consejos útiles:

  • Elabora textos bien escritos y fáciles de entender, sin errores ortográficos o gramaticales.
  • Evita el contenido duplicado ya que Google penaliza este tipo de prácticas.
  • No incluyas palabras clave de forma innecesaria y forzada, de modo que el contenido no parezca natural.

Revisa los enlaces externos de tu sitio

Al incluir enlaces de otros sitios en el nuestro, les cedemos parte de nuestra reputación. Algunos usuarios se aprovechan de ello y utilizan la sección de comentarios para añadir enlaces de sus sitios web.

Una solución es escribir “nofollow” como valor del atributo “rel” de un enlace. De esta forma le indicas a Google que no debe otorgar parte de la reputación de tu página a la página enlazada.

<a href= “http://www.example.com”rel=”nofollow”> Texto del enlace </a>

El atributo “nofollow” también puede ser útil si incluyes widgets en tu blog con enlaces a terceros. Si no es posible eliminarlos, puedes inhabilitarlos con el atributo “nofollow”.

Finalmente, si no quieres que se rastee ningún enlace de una página, añade la etiqueta <meta name=”robots”content=<“nofollow”> a la etiqueta <head> de la página en cuestión.

Optimizar las imágenes

Las imágenes también son importantes para el posicionamiento de nuestro sitio. Algunas recomendaciones para optimizarlas son:

  • Proporcionar a cada archivo de imagen una descripción mediante el atributo “alt”
  • Evita nombres de archivo demasiado largos o genéricos.
  • Utiliza formatos de imagen estándar (JPEG, GIF, PNG, etc.)
  • Para optimizar la velocidad de carga de tu web, las imágenes que subas no deberían superar los 100kb (aquí te mencionamos algunas herramientas para editar imágenes o bajarles el peso).

Adapta tu sitio web a dispositivos móviles

Cerca del 60% del tráfico web procede de dispositivos móviles (Smartphones, tablets, teléfonos multimedia…)

Existen diferentes técnicas para hacer que tu web se vea bien desde plataformas móviles (diseño responsive, crear una web adaptativa…)

Para comprobar si tu sitio web está optimizado para móviles, puedes recurrir a Google Mobile Friendly Test.

Google recomienda implementar el formato AMP (Accelerated Mobile Pages) para los contenidos estáticos como entradas de un blog o productos de una tienda. Este tipo de formato acelera mucho la velocidad de carga de una web cuando se detecta que accedemos a ella desde dispositivos móviles.

Recuerda que los sitios web que ofrezcan una mala experiencia de usuarios desde móviles pueden perder posiciones en los resultados de búsqueda o mostrarse con una advertencia cuando se visitan desde el móvil.

Promociona tu web

No es suficiente con crear contenidos de calidad; además debemos trabajar en estrategias SEO Off-page para promocionarlos.

El linkbuilding consiste en obtener enlaces externos de páginas relevantes relacionadas con nuestra temática con el objetivo de mejorar nuestro posicionamiento y autoridad.

Si tienes un negocio local puedes comenzar añadiendo tu web a Google My Business para llegar fácilmente a los clientes que utilicen Google Maps y aumentar nuestra visibilidad en los resultados de búsquedas locales.

También debes comenzar cuanto antes una estrategia en redes sociales y tratar de conseguir enlaces en sitios de temática similar ya sea contratando los servicios de redacción de un influencer o ofreciéndote como blogger colaborador en otros sitios.

Recuerda que todos los cambios y estrategias que pongas en marcha para optimizar tu web deben ser analizados cada cierto tiempo para comprobar su rendimiento. Con Google Analytics puedes conocer las búsquedas principales por las que los usuarios han llegado a tu sitio, obtener información sobre su comportamiento al navegar por la web y medir el impacto de las campañas que hayas realizado, estableciendo previamente unos objetivos.


  • 1
    Share

Sobre el autor

Ahinóam Rodríguez

Copywriter y periodista freelance en Atriodesk. Me especializo en la redacción de contenidos optimizados para SEO en los blogs corporativos de mis clientes. Me apasiona la lectura y dedico parte de mi tiempo libre al cuidado de los animales.

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar